jueves, 8 de junio de 2017

Cuando el medio es también el mensaje

"La casa de hojas" es la opera prima del estadounidense Mark. Z. Danielewski. La obra se publicó en España en 2013 (algunos hemos llegado un poco tarde) causando bastante expectación por usar una maquetación nada convencional. 

La trama alterna entre dos historias. Una trata sobre el "Expediente Navidson", un documental que narra la historia de una familia que descubre en su casa un enigmático pasillo que parece transitar por una extraña dimensión. En la otra, Johny Truant, un toxicómano de Los Ángeles descubre por casualidad este documental, y poco a poco, comienza a obsesionarse con el mismo incorporando al "Expediente Navidson" sus propias reflexiones.

Aunque no es la primera vez que se experimenta con la maquetación, casi siempre se había hecho desde un genero considerado (erróneamente) menor como la literatura juvenil. Sin ir más lejos las  novelas de "Escoge tu propia aventura" avanzaban a saltos navegando entre las elecciones de lector para dar lugar a los distintos finales posibles. Una serie que entre 1979 y 1998 vendieron doscientos cincuenta millones de ejemplares iniciando a una generación de adolescentes en la lectura.

Danielewski sin inventar la rueda aporta su propia visión recurriendo a una maquetación muy sugerente. En ese sentido "La casa de Hojas" modifica el texto en función del sentimiento que quiere transmitir. Someramente (no quiero hacer destripes) pero por ejemplo cuando un personaje avanza por un pasillo que se estrecha, el texto también lo hace.

Y este es el gran éxito de la novela. No voy a negar que no siempre me ha convencido el resultado (siento decir que poner el libro boca abajo en algunos momentos me ha transmitido más engorro que suspense) pero es cierto que es diferente. La novela sin ser nada del otro jueves cumple su función destacando la parte del "Expediente Navidson" sobre las a veces cansinas y extemporáneas reflexiones del drogadicto Johny Truant. Pero es innegable que sientes que estás leyendo algo distinto y por ese puñado de momentos que los disfrutas como algo novedoso merece la pena su lectura.  

miércoles, 22 de marzo de 2017

Indies Enormes

No es una sorpresa que el sector de los videojuegos mueva en España muchísimo dinero. No es un decir, en 2015 hablamos de la friolera de 1083 millones de euros frente a los 571 del cine por ejemplo. La comparación no es casual, ya que pese a sus diferencias, ambos son fenómenos relativamente jóvenes que comparten algunas características.

Y es que ambas industrias (cine y videojuegos) se sustentan en grandes propuestas fruto de la inversión de ingentes cantidades de recursos (los "blockbusters" y "triples AAA" como se los conoce en el argot). Son los más conocidos por el público y reportan inmensos beneficios (o protagonizan sonados descalabros). Y precisamente por eso tienden a ser tremendamente conservadores. Del otro lado se encuentran los nuevos desarrolladores y productores que quieren hacerse también con una porción del pastel y, ya que no pueden competir en recursos, lo hacen con imaginación y atrevimiento. Y es precisamente ahí, en los creadores Indies (palabro que viene de su "independencia" de los grandes estudios) donde encontramos autenticas joyas.

En el sector de los videojuegos tenemos muestras como "Firewatch" la opera prima del estudio Camposanto que explora la soledad y los remordimientos aderezado con unas gotas de misterio. O "That Dragon, Cancer" con el que Numinous Games nos narra con honestidad la tragedia de Joel Green, diagnosticado con tumor cerebral en 2010. O "Papers, Please" de Lucas Pope que pasa del humor al drama al vernos obligados, desde nuestro rutinario trabajo de funcionario de fronteras a afrontar los dramas de la migración y, en un ficticio régimen totalitario, digerir las consecuencias de nuestras decisiones.


Una pequeña muestra de algunas de las mejores propuestas de un sector que no para de crecer y en el que los nuevos desarrolladores Indies se están haciendo un hueco por su valentía y creatividad.

Nota: Fotografía de "Grand theft Auto V" en Manhattan. Imagen de "Papers, Please" de Lucas Pope. 

viernes, 27 de enero de 2017

Cuando el crowdfunding se gestiona mal


La bondades del crowdfunding son obvias y son muchos los proyectos que sin este medio de financiación colectiva no serían posibles. Pero lógicamente no está exento de riesgos. Y es que si en "¿Qué no es crowdfunding?" se cita "Apadrina una emprendedora" como ejemplo de lo que no se debe hacer para solicitar financiación, en esta entrada quería comentar los problemas de inseguridad que sufren los mecenas con las plataforma que acogen proyectos que no acaban cumpliendo lo que prometen.

Tomo de (mal) ejemplo "Heroquest 25" una actualización del mítico juego de mesa que aprovechando la nostalgia de una generación ha recaudado la friolera de 680.037 € La idea, reeditar el juego (con los necesarios cambios por temas de licencia) para lanzarlo en las navidades de 2014. Estando, como es el caso, en 2017 sin que todavía se haya finalizado es evidente que hay muchas cosas que se han hecho mal.

No quiero entrar, al menos demasiado, en Gamezone y Dionisio Rubio, responsables de la iniciativa. Solo se puede añadir lo obvio. Han prometido algo con lo que no han cumplido. Si al espectacular retraso le sumas una pésima política de comunicación te ganas a pulso la imagen de alguien que como poco es tremendamente irresponsable con su trabajo.

Del otro lado se encuentra la plataforma "Lanzanos", que es la que acoge esta iniciativa, y sin la cual hubiese resultado imposible que miles de mecenas se sumaran a "Heroquest 25". Y es que es indudable que algo falla cuando los mecenas tienen su inversión inmovilizada sine díe.  Con el proyecto oficialmente en progreso en sus comunicados reseñan que su única posibilidad de actuación (y por tanto responsabilidad) es la de la recabar información "no tenemos más capacidad de acción y en todo momento hemos ofrecido la información que disponíamos" sostienen.

Esta poco gratificante actitud, que genera una desasosegante sensación de indefensión, es sin duda uno de los principales males de la financiación colectiva. Y es que adoptar la cómoda posición de no querer saber nada de las disputas entre creadores y los mecenas es moneda común entre las plataformas de financiación colectiva más allá de la mentada "Lanzanos".

En ese sentido se han realizado algunos intentos por ponerle remedio. Por ejemplo "Indiegogo" ha estado testando un seguro para recuperar la inversión en caso de que un proyecto acumule retrasos sobre la fecha marcada. Pero hasta que iniciativas similares acaben por materializarse y extenderse será difícil distinguir entre meras pasarela de pago o plataformas que velen por intereses de creadores y mecenas.


domingo, 27 de noviembre de 2016

Funzzone y otras estafas de servicios Premium

Me he encontrado, en muy poco tiempo, a un puñado de personas que han sufrido en sus carnes un rejonazo en la factura del móvil debido a una suscripción involuntaria a servicios Premium (en todos los casos Funzzone por cierto).

Me encontré con que ninguno tenían ni idea de cómo se habían dado de alta, hasta que recibieron la factura, claro. Probablemente la mayoría de las suscripciones se debieron a pulsaciones no deseadas en publicidad estratégicamente colocada en aplicaciones gratuitas.

El negocio consiste en cobrarte por cada mensaje que recibes (y bien cobrado). Dada la naturaleza de Internet, hoy en día es cada vez más fácil tener la información que queremos, por lo que estos "presuntos servicios" solo funcionan a modo estafa pues el alta es en la inmensa mayoría de los casos involuntaria. Un pulsación equivocada que deja la puerta abierta a estos proveedores de servicios a nuestra cuenta bancaria.

Aunque el sentido común es una buena barrera para evitar esta clase de timos, no siempre es posible estar constantemente en guardia, por lo que tenemos una solución mucho más sencilla y eficiente. Todos las compañías (Movistar, Vodafone, Yoigo, etc.) cuenta con la posibilidad de inhabilitar los servicios premium. Solo hay que entrar en tu página personal (en mi caso como se ve en la imagen en "Mi Yoigo") y deshabilitar ese servicio. Aunque de esta forma no nos daremos de baja en un servicio en el que ya estamos suscritos si que evitará nuevas altas (y disgustos) en el futuro.

jueves, 10 de noviembre de 2016

En el interior de la élite

Un podría imaginarse que "OPEN," la biografía de Andrea Agassi, solo sería recomendable para los aficionados al tenis. Nada más lejos. Es un libro que, sorprendentemente, trasciende el deporte para arrastrar al lector a una historia de miedos, inseguridades y traumas. Un disección en canal, nada complaciente, como pocas veces se ha visto en la darwiniana vida del deportista de elite.

El libro esta narrado con la colaboración de J.R. Moehringer, ganador de un premio Pullitzer, y del que se intuye ha insuflando a la obra un alma más allá del mero anecdotario de victorias y derrotas. El titulo disecciona sin piedad la vida de Agassi y es que resulta cuando menos refrescante la sinceridad con la que trata temas como su familia, las drogas o el terror al fracaso.

Y con toda seguridad es el mayor éxito de la obra, es que el deporte no es más que una excusa para ahondar en el alma de un ser humano con el que es que fácil compartir temores, esperanzas e inseguridades. "OPEN" es una mirada abierta a lo que se esconde detrás del deporte profesional pero también a lo que esconde una persona normal sometida a una presión extraordinaria.

lunes, 5 de septiembre de 2016

De fútbol y entradas

Por motivo de una celebración nos hemos juntado un puñado de amigos. Con las fiestas de la ciudad y el buen tiempo parecía buena idea ir al fútbol a ver, el que sobre el papel, es un partido interesante.

Un servidor, que hace años fue socio, se encargaba de comprar las entradas con la idea escoger unos buenos asientos. Cómo en el cine pensaba. Compro las entradas por Internet y luego a repartir gastos.

Y eso es lo que me ha sorprendido. Primero no hay opción de compra por Internet. Si bien en todos los teatros de la ciudad siempre hay esa posibilidad, en los estadios de fútbol (y he comprobado varios clubes) no es posible. Me choca un poco, más ahora cuando la mayoría de los estadios presentan una asistencia bastante floja.

Lo siguiente que llamó mi atención es que las compra de entradas solo se puede hacer en riguroso efectivo. Normalmente ya es una traba (hay mucha gente que casi no maneja metálico), pero si además quieres comprar 6 o más localidades de golpe te encuentras teniendo que manejar una cantidad importante de dinero (bastante más de lo que habitualmente se lleva en la cartera).

Así que pasando de líos al final cada uno compró sus entradas en taquilla antes del inicio. Pero no deja de sorprender las pocas facilidades que hemos encontrado. Desde luego no parece pecado exclusivo del Real Valladolid, sino una práctica generalizada de la mayoría de los clubes. Aunque mal de muchos no parece un gran consuelo.

PD: Valladolid 2 - Girona 1 (buen partido del Pucela)

jueves, 11 de agosto de 2016

VisualPolitik un canal para seguir

Entre las muchas, casi infinitas, propuestas de información que Internet ofrece me gustaría recomendar el canal de Youtube de VisualPolitik.

A lo largo de sus entretenidos, y muy bien montados videos, tocan temas que a menudo pasan desapercibidos en los grandes canales de comunicación.

Son pequeñas píldoras de entre 5 y 10 minutos (que se hacen muy amenos) en los que comentan diversos aspectos de una realidad política poco conocida. Con mucha originalidad subrayan distintos aspectos y puntos de vista. Obviamente no pretenden un análisis en profundidad, pero a menudo su acercamiento es suficiente para despertar curiosidad en el espectador para que busque sus propias respuestas. Y quizás este es su mejor baza.

En la pequeña muestra comenta Enrique Fonseca, coautor del "Método Podemos", responsable de creatividad de la campaña del Partido Popular durante las elecciones de 2011 y buen amigo. Para suscribirse.